lunes, 6 de junio de 2011

Con un par de...pepinos! / Cun par de...cogombros! / With a pair of...cucumbers!

 
"Los alemanes nos han tocado los pepinos. Han puesto en duda la calidad de nuestro pepino, han dudado de la consistencia, la fortaleza, la madurez, la turgencia, la carnosidad, la excelencia de nuestros pepinos, el pepino que se levanta enhiesto como estandarte de la potencia de nuestro país como productores de buenos y poderosos pepinos.

Después de dañar y lastimar los pepinos de los españoles, se ha descubierto que los alemanes se equivocaron, que no eran nuestros pepinos el origen de la crisis ni perseguirlos su solución. Pero ya es tarde. El mal está hecho: nuestros pepinos se han visto seriamente dañados, tirados por los suelos literalmente. Y ahora el resto del mundo nos mira con pena y desconfianza, con recelo y hasta con una risilla mal disimulada porque piensan que no tenemos un pepino en condiciones, un pepino duro y resistente, un pepino capaz de satisfacer cualquier paladar exigente, un pepino que no sucumba ni se venga abajo con impotencia.

Las autoridades alemanas, culpables de generar este clima de opinión adverso a nuestro pepino, deben responder y pagar por haber mancillado el buen nombre nuestra hortaliza. No se le puede tocar la hortaliza a un país entero y quedarte tan fresco como una lechuga, no. Debería caer sobre ellos una lluvia de indignación que les toque a ellos sus pepinos, a ver qué les parece que les toquen en sus partes más íntimas.

Mucho hablar de nuestros pepinos pero mucho más se podría decir en contra de esa salchicha demasiado blanda, inconsistente, blancuzca, lechosa, fea, amorfa, resbaladiza y mustia que parece un pescao muerto.

Esa salchicha sí que es para avergonzarse y no nuestros pepinos. Nuestros pepinos deberían llenarnos de orgullo, deberíamos sentirnos llenos por tener los pepinos bien puestos y no dejar que nos los toquen.
Tenemos que reivindicar nuestros pepinos. Necesitamos un gesto que nos devuelva la fe en la fortaleza del pepino. Por eso propongo que cojamos entre todos nuestros pepinos y levantemos cada uno nuestro pepino con orgullo exclamando: es justo y necesario, es nuestro deber para la salvación del pepino darle gracias siempre y en todo lugar a nuestros pepinos, por los siglos de los siglos… ¡Por un pepino fuerte y saludable!

ADVERTENCIA IMPORTANTE Donde dice “los alemanes” o “autoridades alemanas” debe leerse “oligarquía”, es decir, banqueros, partidos políticos, financieros, especuladores, empresarios (incluso, en algunos casos, sindicatos); donde dice “pepino” u "hortaliza" en singular, queríamos decir “democracia”; donde dice “pepinos” en plural, debe leerse “derechos y libertades”; finalmente, donde decíamos “salchicha”, queríamos decir “conciencia”. Resulta curioso y alarmante comprobar el enorme parecido entre la llamada “crisis de los pepinos” y la llamada “crisis del sistema financiero”.

En ambos casos, se ha creado una alarma global que ha perjudicado a los más pequeños. En ambos casos, se ha culpabilizado al que no era culpable. En ambos casos, han localizado el virus en el lugar equivocado. En ambos casos, aún nadie ha pedido perdón. Y en ambos casos se ha producido una intencionada e interesada sustitución que ha tenido como resultado que nuestros pepinos y derechos hayan acabado tirados por los suelos. Eso sí, donde decíamos “Nos han tocado los pepinos”, también nos referíamos a los genitales."

Monólogo inicial do programa de Radio3 "Carne Cruda" de hoxe.

Monolog of the Radio3 program "Carne Cruda" from today ( too much to translate, please go to google translator or find yourself a spanish dictionary. Thankies! ).

No hay comentarios:

Publicar un comentario